Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Abril 20 / 2019

Silvio conmueve a Buenos Aires

E-mail Imprimir PDF

El trovador cubano cantó en la capital argentina, evitó palabras, pero en masa los presentes le acompañaron en sus interpretaciones durante 3 horas de concierto  

Por Florencia Martin (*)

BUENOS AIRES – Para ser un artista que asegura que no tiene "mucha vocación escénica" y que nunca le han "gustado mucho las tablas", las casi tres horas ininterrumpidas de música que ofreció Silvio Rodríguez a un público que lo ovacionó de pie este viernes ni bien subió al escenario en Buenos Aires fueron todo un hito.

Después de más de siete años de espera desde su última actuación en la capital argentina, las miles de personas congregadas por el trovador se sumieron en un silencio casi devoto al escuchar sus primeros acordes.

Fiel a su estilo, vistiendo sobriamente de negro, fueron pocas las palabras pronunciadas por Silvio a lo largo de una noche en la que fue hilvanando canción tras canción acompañado de un estadio que entonaba a la par del cantautor composiciones como “Playa Girón”, “Óleo de una mujer con sombrero”, “La maza” y “La era está pariendo un corazón”, ya casi convertidas en himnos.

Y no es de sorprender que así sea: no sólo es un compositor extremadamente prolífico, que se ha convertido en todo un sinónimo de la revolución cubana y ha marcado con su música momentos tan emblemáticos como el regreso de la Argentina a la democracia, al presentarse en 1984 en el estadio de Obras junto a otros grandes intérpretes como Pablo Milanés.

Además, cumplirá más de 40 años en el oficio: el próximo 10 de diciembre dará un concierto en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, el mismo lugar donde hizo su primera presentación hace 44 años.

El cantante, sobre quien el ex presidente Néstor Kirchner bromeó en su última visita a Argentina diciendo que evidentemente ya era “kirchnerista-marxista”, dedicó sus pocas palabras de la noche a respaldar a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, en honor de quienes quiso entonar “Todavía cantamos” junto a un invitado sorpresa, Víctor Heredia.

Silvio señaló además que, tal como viene haciendo desde hace años, quería dedicar “un rinconcito” del concierto a los “cinco compañeros cubanos antiterroristas” que llevan más de 13 años presos en Estados Unidos, en referencia a los detenidos en 1998 y acusados de espionaje en territorio estadounidense.

El cantante también hizo el reclamo por la libertad de los apresados desde Nueva York al realizar una gira en 2010, después de 30 años de ausencia en Estados Unidos. En dicha oportunidad, optó por no dar ningún concierto en Miami, principal enclave anticastrista, para evitar gestos que pudieran ser interpretados como una provocación.

Fuera de esas dos breves interrupciones verbales, no hubo más palabras este viernes, cuando compartió escenario con otros cinco excelentes músicos. Gran parte del protagonismo estuvo claramente depositado en la flautista y clarinetista Niurka González Núñez y, en una medida no tan visible pero muy notable, en el virtuoso Maykel Elizarde, quien se lució con el tres.

Casi podría decirse que evitando toda forma de populismo en un estadio en el que también ondeaban banderas cubanas con pintadas exigiendo el levantamiento del bloqueo a la isla, el cofundador de la Nueva Trova evitó toda alusión directa a uno de sus próceres personales: el Che, a quien a lo largo de su carrera ha dedicado numerosas composiciones.

Sin embargo, pocos días antes, al iniciar su gira en Córdoba y recibir el grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de esa provincia, pronunció un agradecimiento prácticamente centrado en Ernesto Guevara, en “su idea de internacionalismo como acto supremo de la solidaridad, como expresión máxima de la condición humana”.

Según dijo en esa oportunidad, “comprender el grado de sacrificio" de ese hombre “movió” sus convicciones.

Podría decirse que el cantante hace sus declaraciones políticas, entendidas por él ante todo como humanitarias, a través de su blog Segunda Cita, en el que critica entre otras cosas a las instituciones internacionales como entidades no democráticas, instando a que el G8 sea reemplazado por la humanidad completa, “un G7.000.000.000”.
 
“Las instituciones internacionales son nuestro Mubarak global, nuestro Assad mundial, nuestro Gadafi internacional”, sostiene, aludiendo al ejemplo de las poblaciones árabes que se alzaron este año contra sus regímenes.

Muy por el contrario de sus escritos, para Silvio Rodríguez el escenario parece estar reservado a la transmisión puramente musical, a la comunicación de lo no explícito, a fundir a miles de personas de las edades más diversas en un mismo canto unísono.

¿Volverán a pasar otros siete años antes de que regrese? Quizás respondería cantando: “Si un día me demoro, no te impacientes, yo volveré más tarde”.(dpa)

Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton