Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Abril 20 / 2019

Intermitencia cotidiana del desaparecido

E-mail Imprimir PDF

La cantidad de desaparecidos reportados no ha disminuido a la par de los homicidios, el drama humano se va haciendo más insoportable con el paso del tiempo  

Por Gabriel García

Foto: Luis Velásquez

SAN SALVADOR – “Ese día salió temprano de la casa y fue la última vez que lo vi”, así iniciaba Emilia Pineda la historia que le cambió la vida, esposa de un agente policial del que tiene poco menos de dos años de no tener noticia alguna.

El supernumerario perteneciente a la División de Protección de Personalidades (PPI) dejó a su esposa y a su hijo de cuatro años a eso de las siete de la mañana del sábado 26 de junio de 2010, según dijo a su familia, se presentaría a trabajar pues le habían solicitado colaborar en un traslado de reos en Zacatecoluca.

La división a la que asistió el agente reporta que éste salió del centro policial entre las diez y once y media de la mañana.

La única certeza que tiene la esposa del desaparecido es la última llamada por celular con su esposo a inicios de la tarde de ese mismo sábado, en la comunicación su compañero le avisó que nos sabía a la hora que iba a regresar a su hogar pero que todavía no había salido hacia Zacatecoluca.

El sistema de investigación de la policía le informó  posteriormente que la llamada recibida esa tarde provenía de Lourdes, Colón.

“La llamada se cortó de golpe, me resultó extraño porque él nunca me colgaba, esa vez ni siquiera se despidió de mí”, narra Pineda con una voz cada vez más agitada.

Durante toda la tarde de ese sábado la esposa estuvo intentando llamar a su cónyuge, pero la llamada se desconectaba, lo que le pareció todavía más raro.

“Imaginé que algo le había pasado y que se había quedado por ahí, yo lo esperédesaparecidos1 toda esa noche”, continúa describiendo Pineda.

Al día siguiente la espera continuaba. La división PPI informa a los familiares que no saben del paradero del supernumerario, pero les piden que vuelvan a consultar al día siguiente.

El  lunes 28 de junio la esposa del desaparecido vuelve a la división PPI a preguntar por su familiar.

“Me dijeron que ni estaba ahí, ni sabían nada de él. Yo no sé qué tan cierto es, todavía no tengo información. Siempre me dicen una cosa y otra. La verdad solo ellos y Dios saben”, explica resignada la señora Pineda.

Por consejo de los compañeros de su esposo, la desesperada compañera de vida del agente acudió a la delegación de la Policía Nacional Civil (PNC) en Soyapango a poner la denuncia.

“Y desde entonces no sé nada más, y salgo yo a buscarlo a la calle, a hospitales, a Medicina Legal”, dice Pineda entre sollozos

Hasta el día de hoy la esposa del desaparecido dice no contar con más información que la brindada a este medio.

“Yo esperaba que por ser compañeros de él, por vestir el mismo uniforme iban a hacer algo más, me lo iban a encontrar”, exclama cada vez más turbada la esposa del ausente.

Pineda asegura que ya ha iniciado a asimilar lo sucedido y que a estas alturas empieza a dudar que su esposo esté bien.

Con tal peso encima los momentos de reflexión han sido mermados por el día a día que sigue golpeando fuerte a la familia.

“Yo nunca había trabajado, empecé  a trabajar después, pero tengo un año de no pagar la casa, en el Fondo (Social para la Vivienda) me ha dicho que la voy a perder, pero esa casa es lo único que tenemos y no tienen que quitármela”, explica Pineda con el llanto al filo de la garganta.

Y es que la situación laboral de la esposa del supernumerario, que apenas pasa los 30 años de edad, se va construyendo con contratos de un mes de plazo en la industria.

desaparecidos2“Ayer (martes 17 de abril) se me venció el contrato, nos han mandado a descansar, a esperar a ver si nos llaman”, nos comenta Pineda.

La Procuraduría General de la República (PGR) ha recomendado a la compañera de vida del desaparecido que para ayudarle necesita que presente un documento en el que reconstruya el caso de su esposo, pero otra vez la escasa información es el gran obstáculo.

Pineda denuncia que ha habido “desinterés”  por parte de las autoridades al investigar el caso, y que la “lentitud” que ha llevado el proceso es cada minuto más dolorosa para los allegados al desaparecido.

Aún así, esta intermitencia diaria, este ir y venir de las emociones y las necesidades, todavía no logra romper el buen ánimo y la fe de los familiares de la víctima.

“Hay cosas que yo no me explico, no deberían de pasar, pero Dios y mi hijo son los que me dan fuerza, yo se que Dios no nos va a dejar solos. Han pasado dos años, pasarán dos más y ya veremos”, concluye Pineda con la voz totalmente descompuesta por el llanto

Desaparecidos no disminuyen

Mientras los homicidios bajaron alrededor del 60 por ciento en el último mes, el Instituto de Medicina Legal (IML) reporta que esa disminución no se ha traducido en el descenso del número de desaparecidos que registran.

El Área de Atención a familiares de fallecidos y desaparecidos del Instituto de Medicina Legal "Dr. Roberto Masferrer" de San Salvador registra desde ya hace algunos años entre diez y quince casos de personas desaparecidos diariamente, además de aquella proporción que dicen estar conscientes que no se denuncia.

La encargada de la unidad de atención del IML señaló  que por lo menos un 90 por ciento de los casos de desaparecidos que llegan diariamente provienen de las zonas de alto riesgo, en donde las organizaciones criminales tienen mayor operatividad.

Una revisión del archivo del IML permitió evidenciar por ejemplo que los días nueve y diez de abril hubo diez casos nuevos de desaparecidos cada uno de ellos, según el personal de la unidad de atención a las víctimas. También acotan que de los casos diarios que se reportan, uno o dos de cada cien son casos repetidos.

El personal de atención indicó que los que llegan a reportar su incidente al IML normalmente ya han pasado por las instancias oficiales de registro de casos.

“La gente no tiene idea de quién le puede ayudar, está desinformada. Uno quisieradesaparecidos3 ayudarle a arreglar el problema”, explicó la encargada de recibir los casos, quién prefirió no dar su nombre.

El director del IML, Miguel Fortín Mañana, asegura que el instituto ha iniciado un proceso de modernización de las áreas de atención a las víctimas para compensar este vacío de información y poder ofrecer una mejor respuesta a los afectados.

“En este momento si alguien está desaparecido en Santa Ana eso no lo sabe San Salvador. Tenemos que meter esta información en red, para proveer una investigación forense más adecuada y combinarlo con los identificados, porque a veces los desaparecidos tienen que ver con los cadáveres no identificados”, manifestó Fortín.

El encargado del IML confirmó que también se coordinaría con la PNC para utilizar equipos de dactilografía.

El peor de los casos

El procedimiento de búsqueda al denunciar a alguien como desaparecido inicia en la PNC, que al recibir el aviso da un tiempo prudencial para que la persona aparezca, mientras la institución activa el mecanismo de rastreo.

Desde hace varias semanas ContraPunto ha intentado conocer las cifras de desaparecidos que reporta la PNC en los últimos meses, recientemente personal de comunicaciones de la institución policial confirmó que la solicitud había sido denegada.

Posteriormente este medio intentó abordar a encargados de delegaciones y subdirecciones para conocer sobre los desaparecidos que reportan, la respuesta ha sido clara, ese tipo de información puede ser a abordad únicamente por los titulares de seguridad, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, y el director de la PNC, Francisco Salinas.

Otra institución que tiene notificación de los desaparecidos es la Fiscalía General de la República (FGR), institución a la que la PNC traslada incidentes de desaparecidos para que se investigue si hubieron ilícitos en los casos.

La FGR cuenta así con el criminólogo Israel Ticas, quién desde 2005 se dedica a la investigación forense y es el encargado de exhumar los cuerpos de los llamados cementerios clandestinos.

Esos entierros secretos han sido durante años la estrategia de las pandillas para no dejar rastro de sus crímenes. La FGR suele localizar estos cuerpos con la ayuda de testigos criteriados, pues la denuncia ciudadana sigue siendo obstaculizada por el miedo hacia las estructuras criminales.

Ticas manifestó que desde que inició sus labores (en 2005) hasta abril de este año ha recuperado 602 cadáveres en cementerios clandestinos.

En septiembre del 2011, con 513 cadáveres encontrados, el criminólogo informó que el 95 por ciento correspondía a menores de 17 años y el 85 por ciento habían sido mujeres.

Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton