Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Abril 20 / 2019

Aún falta preparación frente a los desastres

E-mail Imprimir PDF

El monitoreo de los fenómenos naturales es de avanzada y estará en manos de la sociedad  

Por Gloria Morán

SAN SALVADOR – Frente a la llegada del invierno surge la interrogante ¿estamos preparados para la próxima temporada de lluvia? Y la vicetitular del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Pohl, respondió: “no, completamente...”, sino que se está en proceso de preparación.

Pohl junto a la directora del Observatorio Ambiental del MARN, Daysi López, respondieron a esa y otras interrogantes durante el foro organizado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung y ContraPunto, una iniciativa en la que se pretende incentivar en el debate nacional en temas puntuales de la realidad que vive actualmente El Salvador.

“¿Estamos preparados para esta temporada de lluvia? De ninguna manera, ¿estamos preparándonos para eso? Sin duda, esa es una de nuestras grandes preocupaciones y por eso hemos avanzado en tres vías y en otras más”, dijo Pohl.

La viceministra recordó que al inicio de la gestión frente al MARN, en el 2009, establecieron algunas vías para trabajar e iniciar un proceso de preparación ante las emergencias, en especial frente a los periodos de lluvia.

“Como país no hemos estado preparados durante muchísimos años para la próxima temporada de invierno y para lo que pueda ocurrir, por todas las implicaciones que esto deriva”, declaró Pohl durante el Foro e inmediatamente explicó las tres principales vías de preparación.

La primera acción fue la de mejorar “sustancialmente  las capacidades de monitoreo de corto plazo”, señaló Pohl. Y como parte del trabajo de prevención y preparación ante riesgos naturales, como los presentados durante el invierno, el MARN tiene el Centro de Monitoreo Integrado de Amenazas Naturales.

Dentro de este sistema se encuentran el centro de sismología, meteorología, vulcanología, control de aire e hidrología. Entre los avances para el monitoreo meteorológico el Ministerio cuenta con una red de radares que cuenta con ocho equipos que miden la intensidad de las lluvias.

“El centro de monitoreo funciona como ventanas de información”, dijo la viceministra, al mismo tiempo que indicó que “ya se licitaron y están en proceso de adjudicación para que el centro de monitoreo se vaya a las 14 cabeceras departamentales, 59 alcaldías y siete ministerios, porque lo que precisa en este país es que la gente tenga la información inmediatamente”.

La segunda de las vías está vinculada a la necesidad de fortalecer una cultura dea1 seguridad porque, de acuerdo con Pohl,  no es insuficiente que se tenga al información otorgada por el centro de monitoreo y no se eduque a las personas que viven en situación de riesgo para que actúen frente a ellos.

Y en tercer lugar se han trazado realizar  el programa nacional de restauración de ecosistemas y paisajes, es un plan próximo a ejecutar.

Pohl dijo que unido a la vulnerabilidad ambiental que hay en El Salvador está el cambio climático y señaló que “los fenómenos vendrán más fuertes”.

El equipo de Coordinación y Evaluación de Desastres de Naciones Unidas (UNDAC) concluyó en 2010 que alrededor del 90 por ciento del territorio y el 95 por ciento de la población son altamente vulnerables a desastres naturales.

La vicetitular destacó que en la época de los 60 y 70 el país solo sufrió un fenómeno natural, en los 80 dos y del año 2000 hasta la fecha han sucedido nueve fenómenos naturales, cinco de éstos acontecidos desde la administración del presidente salvadoreño, Mauricio Funes.

López brindó un ejemplo de la efectividad de la red de monitoreo diciendo que diez días antes de que la Depresión Tropical 12E llegara a El Salvador, en octubre de 2011, el fenómeno ya había sido detectado, sin embargo señaló que una de las desventajas es que no se puede identificar la magnitud ni la duración.

Según  la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante los diez días que la Depresión Tropical 12E afectó a El Salvador dejó 500.000 personas afectadas y pérdidas económicas de 850 millones de dólares.

Pohl destacó que el trabajo del MARN en los últimos fenómenos lluviosos ha demostrado que la aleta temprana sobre las lluvias que se avecinan ha logrado reducir riesgos humanos, no así el daño que estas causan en infraestructura.

Por ejemplo, entre mayo y junio de 2010, la dupla de tormentas tropicales Alex y Agatha fueron un vívido ejemplo de las consecuencias que el cambio climático genera en un país, sobre todo si éste es uno de los más vulnerables del mundo. 

Alex dejó 3.573 personas evacuadas en 55 comunidades; 3.561 personas albergadas en 43 albergues en todo el país, 54 deslizamientos de tierra, 31 inundaciones, 19 desbordamientos de ríos, 20 suelos agrícolas anegados y cuatro cárcavas. 

Mientras que las pérdidas económicas en infraestructura  sumaron entre  las tormentas  44,1 millones de dólares y las pérdidas llegaron a 68 millones. El sector vivienda tuvo daños por 18 millones de dólares, la agricultura por 11.4 millones y el medio ambiente por 9.4 millones de dólares. 

Las intervenciones

a5Entre los asistentes al foro había representantes de la sociedad civil organizados en grupos pro ambientalistas, organizaciones campesinas, representantes de grupos de mujeres y diputados.

Daysi Cheyne del Instituto de la Mujer (IMU), asistente al debate, dijo que uno de los retos que se plantean en el país es el de hacer entender a la población, con especial atención en comunidades campesinas y que viven en zonas de riesgo, sobre la relevancia que tiene el cambio climático en un país tan vulnerable.

Por su parte, el representante del Movimiento por la Vida Frente al Cambio Climático de El Salvador (Movisal) en su participación recalcó la importancia que en la etapa de preparación para el invierno se incluyan enseñanzas técnicas para los agricultores y puedan cuidar sus cultivos, de esta manera garantizar la seguridad alimentaria.

En cuestión de seguridad alimentaria El Salvador fue uno de los más perjudicados con la Tormenta Tropical 12E, pues los daños en las cosechas fueron grandes, ya que afectaron entre un 30 y un 40 por ciento de la producción de maíz y un 75 por ciento en cultivos de fríjol.

En un comunicado entregado por Movisal durante el foro señalan que otro punto que se debe trabajar es el relacionado a “la falta de un modelo de simulación de nuestro clima nacional que considere todos los factores locales, regionales y mundiales que lo determinan”.

Ricardo Navarro, del Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (Cesta), en su intervención cuestionó sobre  cuál es el papel del Estado frente a convenios internacionales  y en especial preguntó por qué El Salvador no jugó un papel relevante en la 17 Cumbre de las Partes (COP 17) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, celebrada en la ciudad sudafricana de Durban.

Navarro señaló que las acciones no claras frente al Cambio Climático obliga a la sociedad civil a jugar un papel muy importante para la toma de acciones para enfrentar al Cambio Climático, pues debe encontrar medidas de presión que obliguen a los políticos a buscar medios de adaptación por su propia cuenta.

Indicó que los efectos que generan los desastres naturales provocados por el cambio climático se traducen en crisis en la seguridad alimentaria, disminución de las cosechas, desnutrición, sequías, entre otros problemas. 

En términos económicos, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el impacto del cambio climático puede representar para Centroamérica, aproximadamente, 10 mil millones de dólares en afectaciones entre 2010 y 2014.

Mientras que la diputada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Lourdes Palacios, mostró su acuerdo ante lo dicho  por la viceministra  durante el foro y luego destacó que uno de los puntos por los que lucharán en la nueva legislatura de la Asamblea Legislativa es por una Ley de Medio Ambiente que conlleve a una acción de prevención; la Ley vigente data de hace siete años y contiene un enfoque reactivo ante un desastre causado por un fenómeno natural.

“Lo que proponemos es una reforma a la Ley de Medio Ambiente con enfoque a la adaptabilidad del medio ambiente frete a los cambios que se avecinan”, expuso Palacios.

El también legislador Douglas Avilés, del partido Cambio Democrático (CD), también señaló que uno de los pasos que se debe dar es que cada instancia del Estado haga la planificación de un presupuesto de emergencia ante  desastre para que llegado el momento el país no deba endeudarse con préstamos internacionales.                      

El papel de las organizaciones sociales y políticos salvadoreños juegan un papel importante frente a la defensa del Medio Ambiente, sobre todo cuando el país sufre graves consecuencias por el Cambio Climático y los generadores de éste son los países industriales.                                                                               

Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton