Estas visitando Archivo ContraPunto

Para ir a Diario Digital ContraPunto click AQUI

Facebook RSS Twitter

Noticias de El Salvador - ContraPunto

Abril 20 / 2019

ARENA debe empujar una agenda liberal

E-mail Imprimir PDF


Federico Hernández, analiza el devenir de los tricolores y su futuro de cara a 2014  

Por Fernando de Dios

SAN SALVADOR – Habla desde fuera de un partido del que fue diputado en la legislatura 2003-2006 y que le mantuvo como director de Concultura durante cinco años. Hoy es el director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador.

Federico Hernández es una persona amable, con quien se conversa muy confortablemente, que expone sus ideas de forma clara.

En su análisis del pasado y la actualidad del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) se encuentran velados reproches a la incapacidad del mismo para regenerarse y avanzar hacia lo que en su opinión es un partido realmente liberal.

Ante una eventual victoria del partido de derecha en las próximas elecciones presidenciales de 2014, Hernández dice esperar que no se repitan errores del pasado, en especial los relacionados con su “proverbial tendencia a la soberbia”.

No quiere hablar de personas concretas, pero en lo referente al liderazgo, al candidato o candidata que competirá por la Presidencia de la República, señala que debe adoptar una agenda de país y cumplir los compromisos que ARENA ha contraído con las organizaciones de la sociedad civil agrupadas en Aliados por la Democracia.

En cuanto a lo que puede hacer ARENA si gana el gobierno en la próxima legislatura, valora que es muy importante quién esté al mando y el equipo del que se rodee, es decir, que tan importante como el proyecto son las personas que lo lideren.

Hernández duda que finalmente el ex presidente Antonio Saca se presente como candidato, pues considera que “no va a presentarse para perder” y que se ha dado cuenta que el partido Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) no es un vehículo suficientemente potente.

En cualquier caso, si llegara a presentarse, cree que Saca afectaría tanto a ARENA como al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Tras todo lo que ha ocurrido desde la derrota en las presidenciales de 2009, ¿cómo ve el proceso que está siguiendo ARENA de cara a las elecciones de 2014?

ARENA ciertamente pasó por un proceso muy traumático, yo incluso lo calificaría de inédito en su historia, nunca habían tenido una división de esa envergadura. Y tuvo sus consecuencias, las consecuencias fueron más inmediatas de lo que mucha gente pensó. Es decir, había gente que sin duda estaba apostando a que ARENA iba a iniciar a través de este proceso su declive. A mí me costaba creer eso porque, para bien o para mal, los salvadoreños tendemos a enamorarnos de las marcas, y ARENA es una marca muy fuerte todavía, más de lo que la gente piensa, igual que el Frente; son marcas muy fuertes, muy consolidadas en el subconsciente colectivo salvadoreño y eso se nota además en la polarización que hemos tenido en la última década.

Creo que ARENA ha reconquistado buena parte de la aceptación que había perdido, y me refiero a la clase media, ese voto “swinger”, lo ha recuperado más que por mérito propio por el desgaste que el FMLN está teniendo. Esto está facilitando muchísimo las cosas a ARENA. Lo cual preocupa también, porque ARENA tiene, yo diría, una proverbial tendencia a la soberbia; cuando se les vota más, cuando obtienen un apoyo popular, tienden a creer que eso son cheques en blanco y eso le ha pasado mucho a ARENA.

Yo recuerdo por ejemplo un proceso, el del año 2003, que fue una derrota electoral importante, también de medio término. Hubo un remezón interno en ARENA, pero no se hicieron las lecturas adecuadas, más bien se hicieron las lecturas forzadas en ese momento y luego se gana la elección presidencial del año siguiente y vuelve la soberbia. Si ARENA vuelve a caer en eso le va a ir muy mal. Me refiero a que es posible que recupere el poder político que perdió en 2009, pero lo puede perder perfectamente tres años más tarde.

ARENA me da la impresión que tiene que renovarse no solamente a través de los rostros, que ya es bastante bueno, pero también tiene que renovar su relación con el fenómeno político que están viviendo.

Como usted dice, ARENA ha pasado por un proceso bastante traumático, pero ha logrado recuperar su caudal histórico de votos. En buena medida puede ser por haber apoyado planteamientos de la sociedad civil derivados de sentencias de la Sala de lo Constitucional. Eso no lo ha hecho ningún otro partido, a excepción de CD. Aunque el partido al principio era muy reacio, hoy ARENA está a la vanguardia de esta reforma política y electoral. ¿Cómo interpreta ese proceso? ¿Cree que los dirigentes de ARENA están sinceramente comprometidos con esas reformas o más bien lo hacen porque les da votos?

Yo esperaría que no fuera oportunismo político, que de verdad en ARENA haya calado hondo el asumir que la población está demandando estos cambios y los quiere ya. Por ejemplo, nosotros como Aliados por la Democracia presentamos una serie de reformas. La reforma política es muy profunda, porque tiene que ver incluso con la forma en que se financian los partidos políticos. El único partido que parece interesado en acuerpar o empujar de alguna manera esa reforma ha sido ARENA. Digo parece porque dicen que sí, que les interesa, pero que hay obstáculo. Entonces decimos, bueno, removamos los obstáculos. Una cosa es decir que les gusta y otra cosa es que de verdad, en la práctica, eso se convierta en una reforma puntual.

Uno se pregunta si ARENA tendría esa actitud si estuviera en el poder.

Exactamente, desde la oposición es muy cómodo comprometerte con un montón de cosas.

Ya lo hizo el Frente, de hecho.

El Frente lo hizo mucho, pero si en efecto te conviertes en poder político de nuevo, frente a esta sociedad que cada vez es más exigente, te va a tocar cumplir. Entonces yo esperaría que ARENA, si eventualmente recuperara el poder político, el Ejecutivo en este caso, realmente tenga la capacidad de cumplir en los hechos.

Aliados por la Democracia es un movimiento cívico diverso, que ha logrado ponerse de acuerdo, a pesar de nuestras abismales diferencias en otros temas, en la defensa de la institucionalidad y la credibilidad de este movimiento se basa en eso. Si hoy tenemos que criticar sobre todo al FMLN porque va a la cola de este proceso de renovación, de reformas políticas, lo mismo nos va a tocar hacer cuando ARENA sea poder, si vemos que no empuja en efecto, en los hechos, esta reforma política.

Aparte del tema de la reforma política, hay otra cuestión importante.innerfede1 Seguramente se pueden hacer las cosas mejor, pero hay medidas buenas de este gobierno, como la Banca de Desarrollo, el apoyo al agro y lo que tiene que ver con la reactivación del sector productivo. ¿Cree que ARENA continuará con ese tipo de políticas o que volverá a lo que hizo durante los gobiernos anteriores?

En el caso concreto de la Banca de Desarrollo, que todavía no vemos que funcione a profundidad, lo que esperaríamos es que funcione a profundidad, si es que llega ARENA a recuperar el Ejecutivo. Una idea que es buena, que la hemos acuerpado y hemos participado en todas las discusiones que han llevado a que se conforme porque creemos en ese proyecto, esperaríamos que, independientemente de quién llegue al poder en 2014, eso se profundice. Es decir, que no se convierta solamente en una nueva institución, sino que de verdad apoye las demandas productivas que además son tan grandes en el país en este momento.

ARENA siempre ha defendido el neoliberalismo o las medidas que responden a la corriente económica que se impuso en los 90 y que en El Salvador aplicó durante sus gobiernos. ¿Ve algún tipo de evolución del partido en ese sentido, hoy que la crisis económica mundial está planteando nuevos paradigmas?

Habría que hacer muchos matices. Por ejemplo, ARENA en mi opinión nunca ha sido un partido liberal. Bueno, comencemos porque conceptualmente el neoliberalismo no existe, yo no conozco ningún autor neoliberal, conozco autores liberales. Neoliberalismo lo dice la izquierda.

Pero fuera del eslogan y de la etiqueta fácil, ARENA nunca ha sido un partido realmente liberal.

Se dice siempre que no se configuró un sistema de mercado libre y competitivo, sino más bien una serie de monopolios y oligopolios para favorecer intereses de grupos. En ese sentido, ¿ve a ARENA en una evolución para buscar un modelo más justo, más transparente, en el que se paguen impuestos, en el que no haya privilegios…?

Todo eso es una agenda liberal, y en mi opinión ARENA debería empujar una agenda como ésa. La transparencia por ejemplo es netamente liberal, la rendición de cuentas permanente es netamente liberal. Si ARENA en efecto, más allá del discurso, quiere convertirse en un partido liberal, es el tipo de agenda que debería estar empujando.

¿Esto con respecto al pasado implica un cambio? Pues esperaría yo que sí. Porque hay matices respecto a lo que cada uno de los cuatro gobiernos de ARENA han hecho en la parte económica. Hubo ciertas reformas económicas que jamás hubiera empujado el gobierno de (Armando) Calderón Sol que sí empujó Francisco Flores, y viceversa. Es complicado decir quién de los dos tuvo una agenda más liberal.

Pero, en cualquier caso, si esto va a implicar a la larga que no van a existir privilegios para ningún sector, que se van a evitar, fuera de los naturales, los monopolios, que se va a apostar por un sistema de subsidios focalizados, que se va a evitar el chantaje político, la compra de conciencias; si eso va a establecer un cambio con respecto al pasado me parece fantástico, ojalá así fuera.

Entonces es una cuestión que tiene mucho que ver con el liderazgo, depende de quién esté al mando.

Sin duda depende del liderazgo y depende también de cierta formación. Una de las cosas que yo siempre le he criticado a ARENA es que nunca se ha convertido en un instituto político. ARENA siempre ha sido un cascarón que cada tres años está chirriando, porque se ha enmohecido y porque le toca enfrentar una nueva elección. De esa manera no se desarrolla un país.

ARENA tiene que convertirse en un instituto político, y eso significa que sistemáticamente está en la gran tarea de formar cuadros y formarlos bien, que sepan defender sus ideas, que sepan por qué se dicen liberales, por ejemplo. Eso no lo veo en ARENA, jamás lo he visto. Y yo pensé que lo harían determinados liderazgos, porque tenían ciertos rasgos intelectuales, pero no lo hicieron. Eso me preocupa porque cuando un político no está bien formado en sus ideas es una veleta al viento, va a hacer cualquier cosa.

Y la otra cosa es, independientemente de quién vaya a ser el líder de este nuevo proceso en ARENA, de quiénes se va a rodear, de qué tipo de gente se va a rodear, porque eso es importantísimo.

Ya han tenido malas experiencias en ese sentido, sin ir más lejos con Saca, que cuando perdieron las elecciones tuvieron que echarlos. Tuvo que llegar Alfredo Cristiani de nuevo a poner orden, a recuperar algunas esencias. ¿Cree que Cristiani estará en la presidencia del COENA hasta 2014 o que se apartará antes?

En humilde mi opinión, lo digo desde fuera y no pretendo aconsejar a ARENA, pero creo que una vez se elija a un candidato, ese candidato debería tomar las riendas del partido. Y por cierto, dejarlas inmediatamente se convierta en presidente, si es que eso llegara a suceder. Es decir, no quedarse como presidente del país y presidente del partido, eso es terrible. ARENA cada vez que ha hecho esas mezclas entre la función pública y la praxis netamente política ha sido fatal.

De hecho en ese sentido, la experiencia de Funes, de alguna manera, es aleccionadora.

Yo tengo muchísimas cosas que criticarle a Mauricio Funes, pero ciertamente tengo una que aplaudirle y es que no cayó en la tentación de mimetizarse con el partido. No sé si fue producto de su propia personalidad o fue algo más por convicción, no sé decir, pero en los hechos es así y me parece muy beneficioso para el país.

De hecho Funes está apoyando su gobierno en partidos de derecha como GANA y CN. Esa es la otra derecha que existe, junto a PES. Pero en un momento dado ARENA, en las presidenciales, si todo va como ha ido siempre, va a tener que ir a buscar los votos de esos partidos, una alianza con ellos, principalmente con GANA.

Si yo fuera asesor de ARENA yo les dijera que primero buscaran sentarse con el Frente. Porque el Frente ya se sabe cómo piensa, sabes qué puedes esperar de ellos y qué no. GANA es completamente impredecible. Si ARENA realmente quiere hacer las cosas bien y está pensando en el país, con quien tiene que sentarse es con su máximo contendiente, que es el FMLN. Que se sienten otros partidos en ese diálogo, sí, pero sin ceder en principios. Una de las cosas que debe hacer ARENA es profundizar ese contraste que tiene que existir siempre entre un partido que tiene principios y otro que va al vaivén de los intereses.

¿Cómo valora usted que puede afectar la aparición de Saca, que parece que va a presentarse como candidato?

A mí no me parece tanto que vaya. Mucha gente piensa que es un hecho y yo creo que no. Creo que el ex presidente Saca es lo suficientemente inteligente como para darse cuenta que el vehículo GANA no le sirve.

Pero parece que Saca está buscando apoyos, conformar un movimiento similar al de los Amigos de Mauricio.

inerfede2Yo lo veo muy difícil. Hay gente que maneja la tesis de si Tony Saca se puede convertir en el (Arnoldo) Alemán (presidente de Nicaragua entre 1997 y 2002) de El Salvador. Yo no coincido con esa tesis, porque primero es no entender cómo funciona la mentalidad salvadoreña versus la mentalidad nicaragüense. En Nicaragua, y lo digo con todo el respeto del mundo, la visión que la ciudadanía tiene con respecto a la política es más bien cínica. En El Salvador no, no somos cínicos delante de la política, de hecho, ahí está toda la indignación ciudadana que se dio cuando los diputados se aumentaron los salarios.

Y no veo yo un espacio para un tercerismo, por muy carismático que él crea que es.

Entonces, ¿no cree que Saca afectaría a ARENA si se presentara a las elecciones?

En mi opinión, y se ha visto en esta última elección, si llegara a ocurrir ese caso, que no lo creo, porque no veo a Tony Saca lanzándose para perder, me da la impresión que le robaría tanto a ARENA como al FMLN.

Volviendo a ARENA, en su opinión, ¿cuáles deberían ser algunas de las líneas básicas que debería llevar el partido como proyecto para un hipotético gobierno a partir de 2014?

Una de las cosas que ya debería estar pensando ARENA es qué va a hacer con la crisis económica que este gobierno le va a dejar en las manos, si es que eventualmente llegara al Ejecutivo. Si eso ocurriera, este gobierno va a dejar una deuda, un nivel de desorden económico, una cantidad tan grande de obstáculos para el desarrollo integral del país, que ya debería estar pensando cualquiera que quiera llegar al Ejecutivo en qué va a hacer con esa papa caliente, porque va a ser un lío tremendo.

Y ahí me parece que hay que poner a trabajar a las mejores mentes de El Salvador en torno a ese tema; qué vamos a hacer con esta economía colapsada dentro de dos años.

Un ejemplo ilustrativo es el tema de pensiones. Lo que este gobierno ha hecho con el sistema de pensiones es algo que todavía mis nietos van a estar pagando. Entonces, ¿qué hacer con ese tema para que no siga convirtiéndose en una bomba de tiempo y para que su onda expansiva no sea tan catastrófica a la vuelta de siete u ocho años? Ahí hay un tema para poner a trabajar a las mentes más brillantes del país en torno a ello, por ejemplo.

Hay otros muchos temas, por ejemplo la seguridad. La política de Mano Dura es una idea de ARENA y ya se han visto los resultados. ¿Ve capacidad en el partido de evolucionar también en ese campo de la seguridad, ve una capacidad de análisis para intentar apuntar a las causas estructurales del problema?

En el tema de la seguridad ARENA nunca apostó a las verdaderas causas del problema, eso está claro. Y no solo me refiero a la parte del nivel de vulnerabilidad que hay en el país, me refiero también a la vulnerabilidad institucional. Por ejemplo, comenzando con la familia, ARENA jamás le apostó masivamente a la promoción de la familia.

Una de las preguntas que yo me hago cada vez que escucho la tesis de que es la pobreza la que genera la violencia, es qué pasa con los países que son más pobres que nosotros y no tienen ese nivel de violencia. Uno puede darse muchas explicaciones con respecto al pasado violento que tenemos, que es muy reciente. Pero además, si no promovemos determinados valores, si no apostamos enérgicamente, colocando plata en ello, a una institución socialmente tan importante como la familia, va a ser muy difícil, vamos a seguir equivocándonos gravemente.

Ante la situación que se ha dado con la tregua de las pandillas, el presidente Funes ha planteado un acuerdo nacional, y lo ha hecho demandando un acuerdo para un cambio de modelo. ¿Cómo cree que reciben ese mensaje sus destinatarios, entre otros la clase económicamente dominante?

Lo que pasa con el presidente Funes es que uno no sabe a qué se refiere cuando dice cambio de modelo. Para empezar, él configura un modelo, que además su visión es ideológica sobre lo que pasa en El Salvador, y a partir de eso establece ciertas tesis, que espera que se las compremos como sociedad y además sin rechistar.

En mi opinión, lo que debería de ocurrir es que exista un diálogo de verdad con los sectores productivos, sin insultos, sin cartas escondidas bajo la mesa, en el que nos digamos las cosas tal cual las pensamos.

Yo que estoy a la cabeza de una gremial como ésta, donde más del 80 por ciento de nuestros socios son pequeños y micro empresarios, conozco perfectamente el día a día de esta zona tan amplia de la productividad nacional. Si viene el presidente y de entrada piensa que cada vez que habla este servidor está equivocado, el diálogo es muy difícil.

Para los acuerdos hace falta madurez. Por otra parte, la madurez en el sistema político se demuestra en la alternancia. ¿Ve madurez en ARENA para aceptar la alternancia en el poder con el FMLN de una forma normalizada, sin que perder una elección presidencial sea una tragedia de dimensiones apocalípticas?

Podría llegar a ser, pero no lo veo en el horizonte inmediato. Eso va a depender mucho de que haya una renovación de cuadros, de liderazgos, pero además de ideas, un poco lo que hablábamos al principio de esta conversación. Es decir, un arenero del año 2012 no puede seguir siendo un arenero del año 82.

Lo mismo que pasa con el Frente.

Así es. Hay un baldón histórico que ambos partidos han arrastrado por demasiado tiempo. Por ejemplo, eso de andar canonizando personajes, D´Aubuisson en el caso de ARENA y Shafick Handal en el del FMLN, me parece ridículo a estas alturas. No fueron personajes perfectos, no fueron ningunos santos, entonces, venir a canonizarlos como que hubieran nacido en gracia, me parece que es falta de esa madurez. Falta mucho todavía esa capacidad de darte cuenta que junto con el tiempo tú tienes que evolucionar.

Eso probablemente en ARENA esté pasando más que en el Frente, pero a pesar de que se dé un poquito más, es insuficiente.

Pero, nuevamente, para eso es necesaria una renovación de personas.

Sí, y eso es también una tesis liberal. Esa perpetuidad, ese reciclaje de rostros viejos, ya no, ya no es por ahí. Los ex presidentes de la República, por ejemplo, deberían todos ser esa reserva moral, que está ahí para asesorar, para recordar viejos tiempos, pero no ser protagonistas ya. Ni Tony Saca ni Alfredo Cristiani.

Tengo la impresión de que ahora hay una nueva generación en ARENA que está un poco empujando por esa vía. Depende mucho de las personalidades y de la preparación.

Cuando yo fui diputado de ARENA podía darme el lujo de criticar a mi partido públicamente y votar en contra de él en el pleno porque yo argumentaba, de eso se trata, solo así te vas a ganar el respeto de la gente.

Mucho se ha dicho que en la presente  legislatura, al haber sido los diputados elegidos por voto por rostros, se podrían dar más ese tipo de deserciones momentáneas en los grupos parlamentarios. ¿Cree que realmente en el caso de ARENA será así?

Eso va a ayudar, sí. En aquel momento yo era una golondrina tratando de hacer verano, y a pesar de eso logré muchas cosas de las que estoy muy orgulloso. También creo, sin falsa modestia, que ARENA aprendió mucho de esas lecciones. En la medida que haya más gente dispuesta a forzar de buena manera esos cambios, formarse bien, argumentar, explicar, decir eso que me dice la cúpula no me convence, convénzanme, no estoy aquí para levantar la mano o para apretar un botón…

Yo tengo la esperanza en que alguna gente que ha entrado en esta legislatura nueva es gente que lleva esa mentalidad. Falta ver si ya en la práctica, en el cotidiano terreno de los hechos, estas personas son capaces de mantener esa personalidad y ese fundamento. Si lo consiguen, dos o tres que sean, van a conseguir mucho dentro de ARENA. Ojalá que así sea.

Otros medios

Diario Cultural de El Salvador contrACultura

Portal de Audiovisuales ContraPuntoTV

Galería de Fotos ContraPuntoFoto

Archivo Digital Roque Dalton Roque Dalton